German short rows se traduce como “vueltas cortas a la alemana”. Es una técnica para ir dando forma al tejido, por ejemplo para crear el talón de un calcetín o hacer que el cuello de un jersey esté más alto por la parte de atrás. Esta es mi forma favorita de hacer las vueltas cortas porque es muy fácil de recordar.